Esto si que es llegar y besar el santo, nada más abrir la puerta de casa se encontró a la guarra de su mujer disfrutando de una buena paja en la ducha y no tuvo más que acercarse y todo vino rodado. Sin decirle ni una palabra le sacó la polla y tras ponerla dura la metió en su coño hasta que lo noto lleno de semen caliente, pero no es tan fácil dejar satisfecha a esta hembra y hasta que no le pego una par de polvo más no pudo descansar tranquilo.